Disfrutar con responsabilidad es fácil. Verano. Sol. Relax.

Disfrutar con responsabilidad es fácil. Las agradables temperaturas, las fiestas y por normal general, la mayor disponibilidad de tiempo. En nuestra sociedad, el verano es la estación más esperada por la mayoría. Podemos disfrutar del verano por lo que es en sí… pero con responsabilidad. 

La parte lógica: el verano es una gozada.

En el verano, por normal general, la mayoría de las personas gozan de mayor tiempo para disfrutar. Es la época del año en la que se da la mayor cantidad de días vacacionales. Además de la abundancia de sol, estos son días de descanso, de desconexión, de relax. Es una de las mejores oportunidades para disfrutar conociendo lugares nuevos. Volver a lugares de grato recuerdo y para reencontrarse con personas queridas.

También es un periodo ideal para disfrutar de la abundancia de fiestas y las crecientes opciones de ocio, así como de las playas y el mar (así como de ríos y lagos), del monte y la naturaleza en general. Y sobretodo, es un periodo ideal para disfrutar del tiempo en sí.

La posibilidad de disfrutar del silencio, del relax, de reflexionar, de pensar con menor saturación. La posibilidad de conocer, de recordar con mayor facilidad, sobretodo si la vida que llevamos en otras épocas, nos deja la cabeza llena de tareas y preocupaciones que nos dificultan liberar nuestra mente para otras cosas.

 

El verano, también una época laboral.

Para otras personas, se dan oportunidades de empleo, lo cual permitirá que después puedan disfrutar de su periodo laboral, aunque no podamos olvidar a quienes no pueden disfrutar. Lógicamente, hay que cambiar mucho en lo que respecta a las condiciones y derechos laborales. Pero confiemos (y luchemos) porque se sucedan cambios en favor de la estabilidad del trabajo digno y la protección social.

En este sentido, en Nabari actuamos en favor de la dignidad de los derechos humanos y laborales. El que las personas trabajadoras cobren de forma digna y disfruten de buenas condiciones, no sólo supone una mayor productividad. También supone que, quienes dirigimos un negocio, podamos sentirnos satisfechos del buen hacer. Que pese a las dificultades, problemas y arduas responsabilidades, podamos dormir tranquilos, con la conciencia tranquila.

 

Consumo responsable. Una cuestión de salud y en otro sentido, también de ética.

Del mismo modo que sobretodo en verano necesitamos protegernos del sol con protector solar o con gafas de sol, también hemos de proteger nuestra salud en otros sentidos. Pero también, de la salud ajena. Es indiscutible que debamos cuidar nuestra salud toda la época del año, en especial en verano de cara a la piel y a los ojos. Pero hemos de saber que parte de la ropa que llevamos, ha sido elaborada con químicos. Tóxicos que son en su mayoría perjudiciales para nuestra salud.

Sustancias, como pesticidas, que permanecen en las materias primas desde sus orígenes y su producción, pudiendo ser absorbidas por nuestro organismo a través de la piel. Los consumidores estamos expuestos a peligros invisibles que, aunque cada vez más se están limitando y suprimiendo, siguen ahí. Tanto en la ropa que ya tenemos, como en la que tristemente se sigue haciendo y se va a hacer.

Sobretodo aquella proveniente de marcas de conocida fama. Tanto por su solvencia y capacidad de ventas como por la explotación de sus trabajadores. Famas que, generalmente, tienen un sentido común: ahorro de costes explotando a personas (incluso en condiciones de esclavitud real) y productos químicos en la ropa (lo que abarata costes, pues producir de forma sostenible es más costoso).

 

Dormir con la conciencia tranquila.

Consumir de forma responsable, es fundamental no sólo por dejar de contribuir a aquellas marcas que explotan a personas, crean productos perjudiciales de forma desmesurada y contaminan el planeta. Sino también por nuestra salud… y nuestra conciencia.

En Nabari nos cuesta todo mucho más, pero por una trayectoria ética y de sostenibilidad, además del resto de valores tecnológicos y de calidad. Nosotros, así como quienes dirigen otras marcas éticas y sostenibles, y por supuesto también los consumidores responsables, pese a los pesares podemos disfrutar del verano, pero sobretodo podemos dormir tranquilos. ¿Te sumas?

 

Disfrutar con responsabilidad es fácil. Verano, sol, relax.

No es una norma, una guía ni un mandato. Simplemente es una reflexión de Ander Aldekoa en nombre de Nabari, para todas las personas con conciencia social y medioambiental.

 

[mailerlite_form form_id=2]

 

Deja un comentario