Vivir la vida al máximo… es posible, ¡y necesario!

Las agujas del reloj avanzan, pero el reloj aún funciona. El pasado no puede cambiarse, pero podemos disfrutar del presente y sobretodo del futuro. No te lamentes por el pasado… construye, repara y actúa con buena voluntad. Vivir la vida al máximo es un derecho y está a tu alcance. 

Vivir la vida: una meta posible para cada minuto.

Disfrutemos de la vida cada instante, porque cada día, cada hora, cada minuto cuenta. Esto no es nuevo para ti, pero no está de más que lo recordemos. ¿Cuántas veces nos han dicho algo que ya sabíamos pero que no las llevábamos a cabo o no tanto como realmente pudiéramos?

Con el paso del tiempo, muchas personas pierden la ilusión y se conforman con lo que hay. Es lógico y entendible, porque algunas situaciones de la vida pueden producir un pesado desgaste. Hay quienes lo tienen más fácil y quienes se encuentran con una carrera de obstáculos. En cualquier caso, no podemos dejar que el pesimismo o las situaciones complicadas nos impidan ver la luz y el color de la vida. Con esfuerzo, es más fácil alcanzar nuestras metas, además de nuestra capacidad de disfrute de la vida.

 

El pasado no debe olvidarse.

El pasado nos sirve para recordar, para mejorar, para protegernos, para aprender. Es fundamental que lo tengamos presente. Porque si hemos aprendido bien del pasado, podremos aprender (y vivir la vida) mejor en el futuro. Conozcamos nuestro pasado, para vivir mejor en nuestro futuro.

Pero también, es importante no agarrarnos al pasado para no poder avanzar. Recordémoslo, en especial lo hermoso de él. Y esforcémonos en mitigar o terminar con el dolor de las heridas del pasado. Busquemos la reconciliación, con los demás y con nosotros mismos. Perdonemos, rectifiquemos trabajemos porque sólo pueda ser mejor cuanto quede por delante. Esto es fundamental, ya que de este modo podremos disfrutar de la vida con mayor plenitud. Así pues, el pasado es fundamental. Pero debemos llevarlo adelante, invirtiendo con esfuerzo por nuestro presente y de cara al futuro. Y es que, dicho de otro modo, las canas podrán surgir y estar ahí, pero tenemos los ojos delante, para mirar adelante.

 

Siente la satisfacción de haber vivido al máximo.

Tengas la edad que tengas, seguro que has aprovechado la vida al máximo. ¡Y lo que aún queda por delante! Porque ya sean meses o en el mejor caso, años, tenemos una gran oportunidad para seguir aprovechándola. Cuántas grandes personas has conocido. Cuántos lugares, atardeceres y amaneceres has contemplado. Juergas y celebraciones, momentos de risa, días de meditación, minutos de emoción… cuánto has hecho. Y cuánto te queda por hacer… 🙂

Vivimos diferentes etapas en la vida y probablemente cambiemos de costumbres o quehaceres de un día a otro. Pero hagamos lo que hagamos, no debemos olvidar que es tiempo que corre. Tanto cuanto hagamos, no tiene por qué ser algo placentero, pues estamos rodeados de obligaciones. Pero sea lo que sea que hagamos, tenemos que esforzarnos si queremos disfrutar de cada uno de los momentos del día a día. Cada pequeño detalle cuenta, aunque nos pueda pasar desapercibido. Tengamos en cuenta que una gotita de limón, puede enriquecer el sabor de un alimento. Todo cuenta y hemos de tenerlo presente, para vivir viviendo, para disfrutar realmente cada instante.

 

Vivir con responsabilidad.

Las más grandes claves para vivir al máximo, reside en los valores. Es fundamental respetar y cuidar a los demás. Al sonreír transmitimos o generamos una emoción positiva en los demás, lo cual nos ayudará. Aprende en todo lo posible, en especial lo relativo a las emociones. Puedes aprender con el trato, con las reacciones propias y externas del presente, y con tu experiencia, con pasado. De ese modo, podrás ver mejor las cosas, tanto en los demás como en ti.

Sé consecuente con tus acciones y trata de actuar con bondad. Al comer, al comprar, al hablar, al hacer, al dar, al mirar, al pensar. Enorgullécete de ti conservando la humildad. Cuida al medio ambiente y defiéndelo. Por supuesto, hazlo también con las personas, trátalas bien, defiéndelas, protege y lucha sus derechos. Nunca es tarde y ahora es un buen momento.

#Vive aprovechando la vida al máximo. Con amor y solidaridad. Sonríe, actúa con corazón y vive.

Con Nabari y con valores, con ilusión y con buena voluntad. Vive la vida.
Con Nabari y con valores, con ilusión y con buena voluntad. Vive la vida.

 

No es una norma, una guía ni un mandato. Simplemente es una reflexión de Ander Aldekoa en nombre de Nabari, para todas las personas con ganas de vivir la vida al máximo.

Bien sabrás de la vida, aunque no está de más que de un modo u otro, recordemos lo que ya sabemos. En cualquier caso, aquí está esta reflexión que ojalá te haya podido servir. Ya sea como simple lectura, ya sea como incitación a reflexionar sobre la vida. En cualquier caso, cada minuto cuenta y está en nuestras manos el aprovecharlos. Vive.

 

[mailerlite_form form_id=2]

 

Deja un comentario